La academia, el periodismo y la búsqueda de la humildad me han llevado a escribir siempre en tercera persona. Para ser más creíble se supone que se debe aspirar a cierta objetividad, decir lo que se piensa en boca de otros autores y jamás hablar de uno mismo. Pero esta vez, seré yo quien hable, desde mi propia experiencia, mis valores y sentimientos, porque se trata de un proyecto que ha nacido desde lo más profundo.

En 2013, luego de haber estudiado el profesorado en primaria, carreras ligadas al turismo y la licenciatura en periodismo, empieza a germinar en mi cabeza la idea de un Diplomado en Periodismo Turístico que me permitiría no solo combinar mi pasión por la educación, el turismo y el periodismo, sino que además concientizar sobre una postura que posibilite entender que el turismo es un fenómeno social, y no una simple actividad económica, y que el periodismo turístico debe informar y no hacer publicidad encubierta.

En febrero del año siguiente lanzo la convocatoria online, internacional, libre y gratuita, pero con algunos interrogantes: ¿existirá gente interesada? ¿el carácter de gratuito le restará valor? ¿qué hago si nadie se inscribe? No pasaron muchos días para obtener respuestas, ya que al primero de abril, día de inicio del Diplomado, había 4444 inscritos. Nunca olvidaré ese número.

periodismo-turisticoSabía que esta era mi pasión y que además tenía una meta ético-profesional que lograr, pero no era consciente del siguiente nivel al que me llevaría esta propuesta educativa. Y aquí sí me permitiré citar un autor: Meireu (2013) en una conferencia brindada en Buenos Aires el mismo año que comienzo con la planificación del Diplomado, hace referencia a un concepto que me marcaría para toda la vida, el de economía contributiva, es decir, “una economía que no se basa en el intercambio mercantil de bienes materiales sino en el hecho de poder compartir los saberes entre humanos… para elaborar un trabajo colectivo en el que cada uno es un poco responsable” (p. 20).

Luego de revisar varias plataformas de elearning, me terminé decidiendo por un espacio que no había sido creado con tal fin, pero que era funcional a la tarea de compartir actividades y mensajes, no solo entre los estudiantes inscritos sino que con acceso público para cualquier persona: una comunidad de Google +. Así también conocí el recurso Google Drive que nos permitió realizar tareas en simultáneo, colaborativas y desde cualquier parte del mundo. Y cuando llegó la hora de llevar a adelante el trabajo final, la propuesta fue desarrollar diferentes reportajes, propuestas de medios o investigaciones que luego serían recopiladas en libros diseñados y editados por los estudiantes de la segunda edición.

Y si de economía contributiva se trata, no puedo dejar de mencionar el aprendizaje constante que se dio con cada uno de los estudiantes provenientes de toda Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá, Australia y países europeos como España, Portugal, Italia y Francia. Más allá de las actividades formales, no tuvo precio el intercambio cultural y turístico que hubo entre todos. Luego, la vida y la profesión me permitieron conocer a muchos en persona.

miguel ledhesma

Pero el trabajo contributivo y colaborativo no quedó allí, no finalizó con la aprobación del Diplomado ni con la publicación de los libros. Varios de los egresados se sumaron como tutores de las siguientes ediciones y de otros Diplomados que luego fuimos creando. Otros también se sumaron como representantes de sus países para la Organización Mundial de Periodismo Turístico, entidad que respalda estos cursos y de la que también fui fundador.

Hacer lo que nos gusta es bueno, pero si buscamos mejorar una realidad con eso, es mejor aún. Y si además es para otros y gratis, nada parece poder superarlo. Sin embargo, es posible ir por más: lograr un trabajo contributivo y colaborativo que traspase las fronteras, democratice los aprendizajes y facilite el acceso a la información. Hoy puedo decir que le debo mucho al Diplomado en Periodismo Turístico y a quienes hacen posible su existencia. Estaré eternamente agradecido.

Miguel Ledhesma

 

Referencia

Meireu, P. (2013). La opción de educar y la responsabilidad pedagógica. Conferencia brindada el 30 de octubre de 2013 en el Ministerio de Educación de la República Argentina.

Más información sobre el Diplomado

https://www.google.com.ar/search?q=diplomado+en+periodismo+turistico&source=lnms&sa=X&ved=0ahUKEwjlsaLEusTXAhWHxpAKHRrTBgQQ_AUICSgA&biw=1366&bih=637&dpr=1