domingo, febrero 24, 2019

Los estudiantes del Diplomado en Periodismo Turístico recibieron la tarea de entrevistar a los representantes de la Alianza Latinoamericana de Periodistas Turísticos de su país. En esta ocasión presentamos la primera parte del cuestionario realizado a Miguel Ledhesma, profesor del Diplomado y presidente de la ONG. Los alumnos argentinos preguntaron sobre el mismo Diplomado, sobre la Alianza, sobre el periodismo turístico y el sobre el turismo en general, entre otras cosas:

Primera parte

Diplomado en Periodismo Turístico: “es necesario un cambio de paradigma en cuanto a lo que pensamos y creemos del turismo”.

¿Cuándo y por qué decidió que era necesario o conveniente la creación de este Diplomado en Periodismo Turístico?

Desde 2012 vengo pensando en la idea, no solo porque no existen instancias educativas de estas características sino porque considero sumamente necesario que se profesionalice el periodismo turístico, que dejemos de confundiros y de confundir a la gente y poner límites; una cosa es hacer publicidad, prensa o relaciones públicas y otra muy distinta es hacer periodismo, informar, denunciar, investigar y brindarle un panorama honesto a la gente de cómo son las cosas en el área turística.

¿Le sorprendió la repercusión que tuvo el Diplomado en Latinoamérica y en otros países del mundo?

Yo sabía que el Diplomado llamaría la atención de mucha gente porque era consciente de que este tipo de cursos es una necesidad para muchos profesionales y estudiantes, y que fuera gratuito y avalado por distintas instituciones también lo hacían atractivo, pero sinceramente jamás imaginé que se inscribirían más de 2400 personas y de países como Australia, Canadá o Italia.

Las entidades que nuclean a profesionales periodistas, como también a profesionales de turismo, han trabajado vigorosamente en la eliminación de la precariedad laboral, implementando diversas medidas, entre ellas, la de reducir al sector de idóneos en ambas profesiones. Al mismo tiempo el Diplomado, emplea un enfoque educativo amplio, permitiéndole al idóneo incorporarse a dicho curso y por ende a capacitarse. Profesor Ledhesma, ¿ cómo ha sido recepcionada esta decisión por profesionales del sector? ¿Ha recibido alguna opinión de colegas al respecto?

No estoy para nada de acuerdo en las agrupaciones elitistas que de alguna manera se creen superiores a otros por tener un título. La clave del aprendizaje y de la superación está en trabajar en equipo y sumar lo que cada persona pueda aportar. Creo que la vida trata de eso, de sumar, ya que restar es evidente que nunca podrá darnos nada bueno. Hay muchos periodistas y profesionales del turismo que no tiene título pero cuentan con una gran experiencia, con un vasto espíritu crítico que les permite tener una postura frente al trabajo y a la vida que es admirable. En cambio hay mucha gente con título y como personas son bastante desagradables. En el Diplomado ha habido de esos casos y han tenido que abandonar el curso, porque este certificado no solo se entregará a quienes aprendan los conocimientos, sino que sobre todo a quienes aprendan los valores que intento transmitir: honestidad, compañerismo, preocupación por el otro y sobre todo respeto. Comentarios no he recibido pero desde ya que uno siempre está abierto a la crítica bien intencionada.

Por tu experiencia ¿te parece que es más sencillo formar a un profesional del turismo para que sea un periodista turístico o a un periodista brindarle la formación turística necesaria? ¿Por qué?

Lo más sencillo sería en realidad que el estudiante no fuera ni periodista ni profesional del turismo, entonces en vez de romper esquemas y vicios, uno comienza de alguna manera desde cero. Pero el desafío de romper esquemas en profesionales me encanta y por eso disfruto mucho de este Diplomado. Pero retomando el sentido de la pregunta, puedo decirte que ninguna de las dos opciones es más sencilla que la otra y la presencia de ambos actores se vuelve necesaria, sería muy aburrido e inútil que el Diplomado estuviera dirigido solo a periodistas o a profesionales del turismo. Siempre mi crítica es muy similar cuando se organizan congresos de periodismo turístico o de prensa turística porque solo se reúnen a comunicadores y se deja de lado completamente a los profesionales del turismo.

¿Qué cree que puede aportar, desde su experiencia como profesor del actual dictado del Diplomado  en Periodismo Turístico, en el campo de las investigaciones turísticas?

Es necesario un cambio de paradigma en cuanto a lo que pensamos y creemos del turismo, y en ese sentido desde el Diplomado es indudable que estamos aportando nuestro granito de arena para que este cambio epistemológico sea posible. No podremos ser demasiado conscientes de ello ahora, pero no dudo de que en un par de años seremos los protagonistas de una nueva realidad dentro del conocimiento turístico.

Quisiera conocer cuál es tu posición con respecto a la idea de formación continua, y en el mismo sentido ¿cuál crees que es el papel de la tecnología en la construcción del aprendizaje actual?

La mejor formación contínua que nosotros podemos tener es viajar. Me cuesta pensar en profesionales del turismo o en periodistas turísticos que nunca han salido de sus ciudades. Más que gastar dinero en universidades privadas o en cursos, la mejor inversión que podemos hacer es tomar un avión o hacer dedo hacia otras realidades. Yo puedo asegurar que he aprendido mucho más estando en contacto con otras culturas que rindiendo exámenes en la universidad. En cuanto a la tecnología, hay que cuidarse de cuanto curso online que nos quieren vender y no caer en la trampa de capacitarse solo por el hecho de juntar certificados. Nada más mediocre e infeliz que creer que lo mejor en la vida pasa por acumular certificados.

Con el proyecto del Diplomado en Periodismo Turístico ha podido relacionar sus estudios en enseñanza, turismo y periodismo ¿se presentaron otros proyectos en los cuales haya trabajando o que se estén desarrollando, en los que pudiera relacionar sus profesiones?

Me hace muy feliz poder combinar mis tres pasiones: la educación, el turismo y el periodismo. Cada vez que tengo la oportunidad de brindar un taller o disertar en un congreso, me siento honrado, pero ahora que el diplomado me permite hacerlo de manera sistemática y con un mismo grupo de estudiantes por un período de tantos meses, la verdad no tengo manera de agradecerlo, sobre todo a cada uno de los participantes que mes a mes me enseñan mucho.

Siempre destacas que aprendés mucho junto a tus alumnos ya sea por las preguntas o por los intercambios, ¿cómo fueron tus vivencias desde el lugar de estudiante, aprendiste todo lo que esperabas o fue la experiencia laboral la que te terminó de formar?

Mi experiencia como estudiante de turismo y también de periodismo, fue frustrante en el sentido de que uno se encuentra con gente que trabaja de profesor y de educación no sabe nada, o con profesores que solo hacen su trabajo por un sueldo, o recibir clases donde los contenidos son completamente desactualizados o alejados de la realidad. Hay mucha mediocridad y eso me motivó y me motiva a poder brindar espacios educativos diferentes, donde se busque la construcción conjunta del conocimiento, donde el aprendizaje sea un desafío y no algo servido, donde exista la interdisciplinariedad y donde la enseñanza de conocimientos sea tan importante como la enseñanza de valores.

¿Qué es lo que le resulta más satisfactorio a la hora de transmitir conocimientos dado que usted está capacitado profesionalmente justamente para eso, para enseñar?

Lo más satisfactorio es ver cómo a la gente se le derrumba todo lo que hasta ese momento creía y de pronto se siente muy vulnerable y advierte que no siempre dos más dos es cuatro. No transmito, no sé si enseño, pero soy un provocador del conocimiento y eso es una experiencia impagable, porque en el ida y vuelta el que termina aprendiendo soy yo.

Si tuviera que elegir entre vivir del turismo/periodismo ganando lo mismo que gana un diputado o un senador en Argentina o ser un docente como lo es ahora y ganar un modesto sueldo que le alcance para vivir como a la mayoría de los ciudadanos argentinos ¿qué elegiría?  

La respuesta es sencilla: nada en esta vida lo hago pensando en la retribución económica que me pueda dar y quienes me conocen de cerca lo saben muy bien, y hasta a veces se enojan conmigo; pero el 80% del trabajo que hago es absolutamente sin recibir dinero alguno. No es lo que cobro a fin de mes lo que me hace feliz, es llegar a fin de mes y saber que pude hacer algo por los demás y que estoy ayudando a profesionalizar el periodismo turístico lo que me motiva día a día.

Transcurridos ya varios meses desde su inicio ¿qué expectativas tiene con relación a esta capacitación y el logro de los objetivos propuestos?

Sé que a pesar de los meses que ya han pasado, es difícil que la gente rompa con esquemas que tienen metidos en sus cabeza ya desde hace años, tenemos una visión reducida, incompleta del turismo, totalmente mercantilizada, y eso nos lleva a hacer un mal trabajo como periodistas. A algunos es evidente que esta maduración les lleva más tiempo, otros lo han sabido comprender más rápido, pero todos tendrán su oportunidad para hacerlo, cada actividad propuesta implica un desafío y quienes realmente estén dispuestos a ser verdaderos periodistas turísticos, lo lograrán.

¿Qué le dirías a tus alumnos que están realizando el Diplomado en Periodismo Turístico ypiensan en las pocas posibilidades de insertarse laboralmente en un trabajo honrado y con libertad de expresión? ¿Cómo espera usted que ellos se comporten?

Lo que les diría es, primero, que todo es posible, segundo que deben ser capaces de generar sus propios proyectos y no esperar ser empleados de nadie, y tercero que todo es cuestión de actitud y de profesionalismo. No podemos permitir que el árbol nos tape el bosque y caer fácilmente en el desánimo.

Viendo los comentarios de los alumnos del diplomado gran parte de ellos “aman viajar” y ninguno expresa la misma pasión por “informar” ¿cuál es la fórmula para definir a un periodista turístico?

Yo creo que la clave no está en amar viajar ni en amar informar, la clave está en amar al otro, en tener preocupación por el bienestar de la sociedad, en querer trabajar como periodistas turísticos por un mundo mejor. La fórmula es la empatía y el construir con y para los demás.

¿Usted cree que periodismo turístico debe ser enseñada a nivel universitario en las carreras relacionadas con turismo y comunicación?

Absolutamente. En primer lugar considero que el turismo debería ser una espacio de aprendizaje que exista en la escuela desde los primeros años de vida. Y con respecto al periodismo turístico también debería ser un área dentro de todas las carreras de periodismo y comunicación como del turismo.

Si bien faltan algunos meses para terminar ¿qué experiencia a nivel personal se lleva usted sobre la enseñanza que brindó a los alumnos durante el Diplomado en Periodismo Turístico?

Me queda la grata experiencia de haber conocido a increíbles buenas personas y estudiantes, y un gran caudal de conocimientos, cada estudiante fue a su vez un profesor para mi, realmente no tengo más que palabras de agradecimiento con cada uno.

0 Comments

Leave a Comment